sábado, 8 de marzo de 2008

Una más de ETA


Qué hijos de puta. La banda terrorista ETA (Extremadamente Tarados y Asesinos) volvió a matar. A dos días de las elecciones, un desconocido efectuó cinco disparos a un ex edil del Partido Socialista de Euskadi (PSE) en la ciudad de Mondragón, en el País Vasco. Enfrente a su propia casa, ante la presencia de su mujer y una de sus tres hijas, el infortunado caía moribundo con tres disparos en el cuerpo, uno de ellos en la garganta.

La campaña electoral quedó manchada de sangre gracias a los terroristas que a estas alturas, ni ellos saben lo que quieren. Y si lo saben (aquello de la independencia del País Vasco) ya nada podrán conseguir aplicando estos medios sangrientos. A pesar de que en este último tiempo, la banda terrorista ha sufrido un sin fin de detenciones que mermaron su capacidad operativa, estos canallas no se cansan de matar.

Este lamentable hecho ha sido condenado tanto por los partidos políticos e innumerables asociaciones, como por toda persona de bien y con principios democráticos y humanos. La campaña electoral quedó suspendida inmediatamente después de conocerse el suceso, pasadas la una y media de la tarde de ayer. Era lo menos que podían hacer los candidatos que han usado y profanado las tumbas de las víctimas y a la banda terrorista como tema casi exclusivo para echarse en cara la política antiterrorista del gobierno.

El 22 de marzo de 2006, la banda declaró el alto al fuego permanente. Daba la sensación de que era el principio del fin del terrorismo etarra en España. Ante esta tregua, el gobierno comenzó una incierta y controvertida negociación con los terroristas, para intentar, mediante el diálogo, la tan ansiada paz. El Partido Popular, en la oposición y sin la más mínima intención de apoyar al gobierno, se negó rotundamente desde un principio a las negociaciones, alegando que ETA se apuntaría un triunfo político al estar en juego la sesión de parte del territorio español. Si los etarras siembran el terror con armas de fuego y bombas, los políticos pueden llegar a ser considerados también terroristas aunque su arma sea la palabra, esa fantástica capacidad humana de apariencia inofensiva. Los discursos incendiarios y los bombardeos incesantes de frases con doble sentido, generan un ambiente de división y nada más lejano a una guerra fría.


El día que ETA declaró el alto al fuego permanente (22-3-2006)

El presidente Rodríguez Zapatero compareció ante los medios diciendo que España iba encaminada rumbo a conseguir la paz definitiva. Los hechos demostraron lo contrario. Un atentado con bomba en el aeropuerto de Barajas en diciembre de 2006, no solo tiró abajo el estacionamiento de la flamante Terminal 4, llevándose la vida de dos ciudadanos ecuatorianos, sino que también redujo a cenizas el proceso de paz iniciado por el gobierno del PSOE. El partido de la oposición sacó las garras y los dientes draculianos para atacar directamente a la yugular del malherido y desesperado gobierno que veía como se le negaba la ocasión de apuntarse el tanto de la historia política de España. La fallida paz, fue el macabro triunfo de la oposición que consiguió lo que buscaba: ver como el gobierno del PSOE perdía la batalla con la banda ETA.


Atentado en la Terminal 4 de Barajas el 30 de diciembre de 2006.


Así quedó Barajas. Días después se encontraron bajo los escombros, los cuerpos de dos víctimas más de ETA.


Todos coinciden en que es el momento de la alianza, pero por la imagen que los medios reflejan, poco hacen los políticos por un mensaje de unión y tristemente continúan con una ridícula y desafortunada forma de hacer política.

Hoy en toda España, en el día de reflexión antes de las elecciones de mañana y día de duelo por la muerte de una nueva víctima a manos de ETA, el país no tiene otra que unirse contra el terrorismo independientemente de los colores políticos para hacer frente a estos asesinos ensañados con la vida de los que piensan diferente, o con la vida de los que simplemente no hacen otra cosa que pensar, cosa que ellos hacen poco y nada.

Qué hijos de puta Estos Terroristas Anormales.

1 comentario:

El serrucho dijo...

Me sumo a tu indignación amigo.

¿Será que la paz en el mundo es tan difícil de conseguir porque es bastante menos rentable que la guerra? La guerra vende, la paz parece que aburre. O será que la guerra es la tendencia natural del ser humano.

Ruego al cielo que no sea esto último porque sinó estamos fritos.

ABRAZO