viernes, 14 de septiembre de 2007

Sobrepeso

Bien es sabido el problema de obesidad que existe en los Estados Unidos. Las estadísticas son espeluznantes y los gorditos rompemos con todos los pronósticos y las balanzas. La obesidad ya se está considerando como la primera causa de muerte y son casi el 31 % de la población, unos 60 millones, que sufren este mal. Las alarmas han saltado al descubrirse que casi el 65 % de la población tiene sobrepeso.
Pero no es necesario ir a las cifras y a los gráficos de barras para ver lo mal que comen y lo peor que se cuidan los estadounidenses. Simplemente basta con recorrer las calles o entrar a los súper y mega mercados, para comprobar por qué la obesidad en este país es una epidemia muy difícil de erradicar y un dolor de cabeza para la economía y el sistema sanitario. Además basta con oler los restaurantes de comida rápida y con ver como en vez de usar las dos piernas para moverse, los estadounidenses se transportan a donde sea únicamente sobre cuatro ruedas. Es fácil darse cuenta de que encontrar una persona sin sobrepeso en este enorme país es una tarea para detectives.
Hablando de quilitos de más y hamburguesas del Madonal, me voy a dar una vueltita por el barrio, a ver si despisto a las estadísticas que me persiguen.

3 comentarios:

Jaime dijo...

Hola a todos:
Muy bueno, cada vez mas maduro.
Un abrazo Jaime

Lauro dijo...

Cómo es posible tener actualizado el blog con dos carnales que atender, eso habla de un buen escritor, preocupado por sus 4 o 5 lectores, pero habla del triste e irresponsable tío que eres. Así no hay forma de que esos pequeñajos toman tomen una esfímera tonalidad negro, típicamente yorugua, de periferia trinitaria. No es así hermano, replanteese sus prioridades, igual los 4 o 5 que lo apoyamos en su soñador emprendimiento sabremos comprender.
Como siempre, el Blog cada vez mejor, sólo una sugerencia, MAS FOTOS!!! Besos para todos, Lauro

Ale dijo...

Hermano, Claro que tendrás más fotos, las sugerencias de los 5 lectores son siempre bienvenidas y necesarias. Y estate tranquilo que brazos no faltan por estos lares. Un abrazo fuerte.